L'Arrel | lactancia materna
Asesoramiento y consejos prácticos para disfrutar del amamantamiento del bebé.
lactancia, materna, bebés, alimentación, problemas
940
single,single-post,postid-940,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
lactancia-materna

La lactancia materna

Se escuchan muchos mitos sobre la lactancia materna y no todos son reales.

Soy de las que opinan que como la alimentación natural no hay nada, pero tampoco voy a discriminar ni mucho menos a los que optan por la leche de fórmula. Hoy en día no dudo que estén muy logradas y, al final, muchos bebes se alimentan de ella y crecen sanos igual. No existe una madre mejor que otra en cuanto a la decisión de cómo alimentar o criar a sus hijos.

Yo tenía claro que quería dar el pecho y, como mundo desconocido, recurres a mil fuentes de información para documentarte y, entre otras, escuchas las historias que todos te cuentan:

“Yo lo intenté pero no me subía la leche”

“Mi leche no le alimentaba y terminamos con el biberón”

“Me dolía tanto.. los pezones me sangraban y no pude continuar”

Mi preocupación seguía latente hasta que llegó el día en que Leo quiso venir al mundo.

Estando en dilatación, siempre recordaré, en respuesta a mi comentario de “espero poder darle el pecho”, esa explicación tan sencilla y coherente que me dio mi comadrona y que tanto me hizo reflexionar y tranquilizarme para afrontar la lactancia materna

– Esta sociedad dañina… Tú has visto que alguna madre de las tribus indígenas den biberón? Como te crees que alimentan a sus criaturas? Y todas pueden hacerlo!

Es verdad que en ocasiones pueden darse complicaciones e incluso realmente no poder amamantar por razones extremas pero eso solo es en casos muy puntuales.

Cierto también es que no es fácil. La leche tarda unos días en subir, la reciente maternidad, el posparto. Te sientes cansada, muy feliz, pero agotada. La gente viene y comenta, te dice lo que es mejor para el bebe, como debes cogerlo. Y a todo le sumas la preocupación de si se coge al pecho, si sale leche, si pierde peso…

Stop!!!! Vamos a centrarnos. Tú eres la madre, tú decides. Lo primordial es relajarse y pensar que puedes hacerlo y el resto viene solo. Todo bebé, tiene el acto reflejo de succionar por instinto, y más tarde o más temprano, conseguirá sacar esas primeras gotas de calostro que tanto le van a beneficiar. Poco a poco, te estimulará para tu producción de leche, que se irá regulando según la demanda del bebé.

Dejarse asesorar por el personal médico que te acompaña en este proceso es importante para hacerlo de la mejor manera y evitar (en medida de lo posible) congestiones mamarias y grietas en los pezones que hasta pueden terminar con sangrado. Pero, aunque esto no se pueda evitar, sí que hay solución para que no sea un impedimento a poder continuar con la lactancia.

Si la madre sigue una buena alimentación, su leche puede ser tan buena como cualquier otra, con la diferencia que aun es más sana y natural que el resto.

En cuanto a la producción, se va a regular según la demanda del bebé, por lo que aquí tenemos otro mito “yo no tenía suficiente leche”. Incluso puedes estimulártelos con la ayuda de los extractores para producir aun más de lo que demande él o ella.

Cuando todo esto ya está superado, toca ser totalmente dependiente de tu bebé. Es lo que implica la lactancia materna exclusiva a demanda. El trabajo de mamar es costoso y cansado, por lo que el bebé no será capaz de hacer una toma completa y es muy probable que reclame comer de forma más seguida. Por el contrario, los niños que se alimentan con biberón, ya sea de leche materna o de fórmula, se suelen saciar con una sola toma cada 3 o 4 horas, ya que como la succión es más rápida y menos costosa, ingieren más cantidad en menos tiempo

Así que durante los meses que decidas estar con lactancia materna exclusiva a demanda te ves con los pechos fuera a cada instante pero, para mí, ha sido el momento más bonito y preciado que te puede regalar la maternidad.

No hay comentarios

Deja tu comentario

1 × tres =