L'Arrel | Respeto entre madres
¿Qué hay de malo en dar a tu hijo lo que por naturaleza pide? Después de 40 semanas dentro de tu vientre donde no conoce nada más que tu voz, tus latidos, tu respiración… de repente se encuentra en un inmenso mundo lleno de estímulos desconocidos y estresantes.
crianza, hijos, bebés
944
single,single-post,postid-944,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
respeto-madres

Respetémonos entre nosotras

Hay alguna carrera universitaria que nos enseñe a ser madres? Porque, a veces, parece que muchas personas tienen un máster cuando intentan enseñarte como debes criar y educar a tu hijo.

Supongo que todas nos hemos visto en la típica situación en la que tooodo el mundo te juzga por el modo de criar a tu hijo. Lo estas malcriando…demasiados brazos…aun duerme con vosotros?… A lo que yo respondería: – y que pasa si es lo que yo quiero y lo que él o ella me demanda.

Qué hay de malo en dar a tu hijo lo que por naturaleza pide? Después de 40 semanas dentro de tu vientre donde no conoce nada más que tu voz, tus latidos, tu respiración… de repente se encuentra en un inmenso mundo lleno de estímulos desconocidos y estresantes.

Como te sentirías tú viéndote solo ante una situación desconocida, una situación que no dominas y no sabes lo que te va a deparar. Estás desorientado, indefenso, perdido, inseguro… Que haríamos? No intentarías recurrir a la única persona que conoces y te transmite ese bienestar que tanto necesitas en ese momento, esa seguridad, ese cariño y ese apoyo?

Solo necesitan acostumbrarse poco a poco a lo que es ahora su nuevo lugar. Igual que a nosotros como adultos nos gusta sentirnos apoyados cuando nos cuesta conseguir nuestro objetivo, que nos animen cuando estamos tristes o que nos guíen cuando estamos perdidos, ellos también lo necesitan. Solo hay una diferencia, la manera de expresarlo.

El llanto es algo que a muchos incomoda y hasta resulta molesto. Siempre va asociado a niños malcriados y consentidos, porque? Solo es su manera de comunicarnos que algo les hace estar a disgusto. Nosotros sabemos hablar, ellos no.

Entonces, quien mejor que una madre puede saber lo que necesita? Que pintan aquí los consejos de alguien que ni conoce a tu hijo y te dice, muchas veces con desprecio: – No le hagas caso, te está chantajeando para que lo cojas.

Estas personas, realmente se paran a pensar en el daño que pueden hacer con un simple comentario? A mí, como madre, me hacen sentir mal. Suficiente es ver que a mi hijo le pasa algo como para tener que aguantar comentarios de este estilo. Y, lo peor, como se siente ese niño cuando escucha algo así? Un bebé quizás no es consciente del significado de esas palabras, pero sí lo es un niño de algo más edad. Y ese niño, no deja de ser un niño que aun está aprendiendo a vivir en sociedad y sigue necesitando el calor de su madre. Y eso, aun y llegando a la edad adulta, es algo que nunca dejamos de necesitar.

Después de todo, no digo que esté bien o mal optar por una educación más sebera, cada uno es libre de elegir como quiere criar a su hijo. Quizás es una opción en la que yo no creería pero que tengo que respetar igual que quiero que respeten la mía.

Con todo esto, tampoco digo que sea malo escuchar las opiniones de los demás, seguro que, entre muchos consejos y comentarios que desecharemos, siempre aprenderemos cosas interesantes que se nos escapan. Es importante recordar que NADIE lo sabemos TODO.

No hay comentarios

Deja tu comentario

diecinueve + veinte =